EL SISTEMA HIDRÁULICO DEL POCICO DEL AGUA DE PLIEGO (MURCIA)

El Pocico del Agua, fuente que brota en el barranco de La Mota, al pie del castillo de Pliego, debió ser determinante para que se poblara La Mota y se construyese el castillo de la localidad finalizando el periodo andalusí (finales del siglo XII, primera mitad del XIII). Además de abastecer a la población, el agua se emplearía para regar las tierras de la margen izquierda del barranco a partir de una acequia principal. Gracias al sistema hidráulico del Pocico del Agua, nació y creció el Pliego actual.

01

Integrado el reino de Murcia en Castilla a mediados del XIII, Pliego se concedió en señorío y en 1305 lo compró la Orden de Santiago, incorporándolo a la encomienda de Aledo. En fecha indeterminada, abandonado el poblado de La Mota, fue consolidándose un núcleo de casas habitado por mudéjares en lo que hoy es la parte más antigua del casco urbano de Pliego, donde la Orden también levantó una pequeña fortaleza. Sabemos que el caserío estaba defendido a casamuro en el último cuarto del siglo XV y se desarrollaba a lo largo de la acequia de riego. Esta, incluso, pasaba por el interior de la fortaleza y el agua movía el molino de la encomienda, cuyo cubo estaba situado en la barrera del recinto defensivo, como consta en los informes de los visitadores santiaguistas ya en 1468. El salto del molino venía precedido por un tramo de acequia elevado mediante arcos de medio punto de rosca de ladrillo que se conservó hasta el siglo XX –inmediato al Este de la Torre del Reloj, en la calle de los Caños–.

05

Con el tiempo, y el aumento de habitantes, en el recorrido de la acequia madre fueron surgiendo otras construcciones relacionadas con el agua: un pilar o lavadero bajo el molino de la Encomienda –del que tenemos noticia a principios del XVII–, un segundo molino hidráulico junto a la balsa –mencionado a mitad del XVIII– y la fuente de Los Caños –que pudo obrarse entre el XVIII y XIX–. Y desde entonces aparecerían varios pilares y lavaderos más.

14

En la centuria del Setecientos estaba consolidado el sistema de riego que conocemos hoy, sobre la base del medieval. La acequia madre tiene alrededor de 1500 m de longitud entre el nacimiento y la balsa y transcurre –de Este a Oeste, en el sentido de la corriente de agua– por las actuales calles del Pocico, Camino Nuevo, Caños, El Pilar y de la Balsa. Una serie de partidores de acequias secundarias regaban zonas de huerta antes de llegar al embalse: hacia el norte, las acequias de los Parrales, del Barranco y del Carretero; hacia el sur, las del Santoro y del Cabezo hacían lo propio con las tierras situadas a partir de la iglesia. Por supuesto, otra parte de la huerta también se extendía más allá de la balsa. Este dispositivo de riego estuvo en funcionamiento hasta la década de 1970, cuando el agua dejó de brotar debido a la sobreexplotación de los acuíferos, la intensificación de la agricultura y la disminución del régimen de lluvias.

15

LA FUENTE DE LOS CAÑOS  Está localizada en la actual calle de Los Caños. En origen, se hallaba fuera del casco urbano, en el camino que iba al Pocico del Agua y, más allá, a Murcia. Su finalidad básica era facilitar el abastecimiento de agua a los plegueros. Aunque no tenemos ninguna evidencia, la fuente originaria pudo haber sido construida entre los siglos XVIII y XIX. En 1850 ya era citada en el Diccionario de Pascual Madoz: «Al final del barrio del Cinto y a la entrada del pueblo en el camino de Murcia, se encuentra la fuente principal de esta villa, que fluyendo una regular cantidad de agua muy exquisita, viene encañada a caer por seis caños de bronce en un pilar o recipiente, donde después de surtir al vecindario, desciende por medio de la población a una balsa, después de haber dado impulso a dos molinos harineros que hay dentro de la villa, y se deposita en una gran balsa para regar los frondosos viñedos de su huerta».

CAÑOS

Al parecer, durante la alcaldía de Francisco Ruiz González, entre 1870-73, la fuente se reconstruyó, aumentándose a trece el número de caños y adoptando la apariencia que tiene hoy.

estado antes de la intervención

Model

Model

En los años 2014-15 se ha llevado a cabo una intervención para recuperar la fuente y su entorno inmediato dirigida por el arquitecto Fernando de Retes, en el marco del proyecto de «Recuperación del Patrimonio Etnográfico y Cultural de la calle del Agua de Pliego». Al cabo de la actuación se han eliminado los elementos que nos privaban de una visión integral de la fuente y se han puesto en valor los tramos de acequia descubiertos a su entrada y salida.

12

13

Las acequias Como hemos visto, la fuente de Los Caños se encuentra en el recorrido de la acequia madre del sistema de riego de la huerta medieval de Pliego. Este conducto de obra viene por el sur de la calle y va ganando altura a medida que se acerca a la fuente, y al pasar por su espalda el agua cae a chorros por los caños. La acequia debió estar cubierta con lajas de piedra. En la salida del vaso de la fuente hay una arqueta de la que parten dos acequias. La acequia madre, cubierta con grandes lajas de piedra, dirige el agua hacia la balsa por la calle de Los Caños. Sin embargo, su trayectoria es interrumpida a dos metros de la salida de la fuente por otra arqueta donde se decanta el agua y en la que confluye un segundo canal cubierto que viene de la calle Martínez Abellán. La acequia madre continúa su recorrido desde esta arqueta. Otra acequia, asimismo cubierta con lajas de piedra, se encamina hacia el Sur, por la calle Repisco. Es una acequia secundaria, ligada a la construcción de la fuente. En su entrada se aprecia un partidor, con ranuras talladas en las brencas de piedra para introducir el tablacho de madera cuando hubiese que cerrar el paso del agua.

fuente caños - salida acequias

fuente caños - boca acequia calle repisco

La fuente La fuente de Los Caños es austera, afirmando su carácter eminentemente práctico. Carece, o no han llegado a nosotros, de los elementos decorativos o heráldicos frecuentes en otras fuentes públicas de villas y ciudades. Su planta tiene forma de V muy abierta que se despliega longitudinal a la calle, con la espalda abrigada por el terreno natural. Las paredes y suelo de la fuente están hechos con losas de piedra caliza encajadas en la roca. El interior del vaso mide casi 18 m de largo –algo más de 7 m la mitad este y alrededor de 10’5 la oeste–, su anchura oscila entre 80 y 90 cm y alcanza 50 cm de profundidad. Los caños están en la mitad este de la fuente, en su pared posterior, que es más alta que el resto y hace también de pared del tramo de acequia que va por detrás y finaliza aquí. En la actualidad son doce pues el decimotercero desapareció al ser sustituido por una abertura más grande.

fuente caños

El agua se recogía desde cualquier parte del frente norte de la fuente, como delatan los bordes de las paredes, con numerosas concavidades alisadas por el uso donde los vecinos descansaban la base de los cántaros. Sin embargo, hay algunas piezas de piedra con oquedades en la pared posterior de la mitad oeste de la fuente. Quizá estuvieron colocadas frente a los caños y, debido al deterioro, se sustituyeron y reaprovecharon dándoles la vuelta en la reforma de la fuente de la década de 1870. En el punto de encuentro de las paredes que cierran las dos mitades del vaso por el norte hay una pieza de piedra con el borde tallado que sobresale en perpendicular hacia la calle. Pudo ser un elemento de apoyo para dichas paredes. Según los vecinos actuales, señalaba los espacios funcionales de la fuente: la mitad correspondiente a los caños para abastecerse de agua y la otra mitad como lavador y abrevadero. Alrededor de la fuente nos podemos imaginar la actividad ajetreada de las mujeres, con sus idas y venidas, compartiendo noticias y chimes, el paso de los hombres, cuando acudían con sus bestias a cargar o a abrevar, las oportunidades de cortejo, los remojones de los niños en verano, todo un mundo de relaciones con el rumor constante del agua de fondo…

1930

Documental sobre La Calle Del Agua, Pliego. Murcia

Ver aquí

 

Créditos: Documento elaborado por José Antonio Sánchez Pravia (Arqueólogo) y María Trives Cano (Licenciada en Historia) QR y soporte por RetesArquitectos Ejecución del proyecto de recuperación Rehabilitaciones y Construcciones Galán e Hijos S.L. Ayuntamiento de Pliego. Integral. Programa LEADER

Anuncios